Demo

Premio Xiria a la labor teatral

PREMIO XIRIA AO LABOR TEATRAL A QUICO CADAVAL

La organización de la XXXVII Mostra Internacional de Teatro Cómico e Festivo de Cangas concede el Premio Xiria ao Labor Teatral 2020 al autor, director, actor y narrador,  Quico Cadaval, por su inagotable creatividad, de la que destaca  su arte, único y genial, en la narración oral, capaz de conjugar el  imaginario colectivo gallego con el universal, con un dominio asombroso de la lengua, tanto popular, culta como musical, transmitiendo valores, cultura, espacios, historias e Historia, con una narrativa, cuasi shakespeariana. 

QUICO CADAVAL, 1960 es de Ribeira.

Se formó en el colegio Bayón y también recibió las hostias pertinentes en el colegio Galaxia.

Intentó montar Os Vellos de Castelao a los 14 años  con Manolo do Monte y Milagritos. Para lograrlo compró en la Sanyg La construcción del personaje, atribuido a Constantin Stanislavski. Eso lo retiró del teatro hasta los 19.  En ese momento fue seducido por las edulcoradas palabras de Chino y Lourido, y entró en el teatro, como un sacerdocio. Tardó años en detectar lo que el oficio tenía también de prostitución. 

Al mismo tiempo, estudiaba historia y arte en la vetusta universidad compostelana, interesándose, sobre todo, por lo visible y lo narrativo y aborreciendo lo hermético y lo simbólico. Dejó provisionalmente esos estudios hasta la actualidad.

Fue empujado a la dramaturgia por el maestro Xoán Cejudo y por otros, que desconfiaban de su talento actoral.

En los años noventa descubrió que su enfermedad de hablar era un oficio y se reinventó como narrador, descubrió el territorio libertario de la NASA y Galán, acompañó el esplendor de Mofa y Befa y As Marías, formó parte de una generación que sorprendió al mundo de los cuentos, como Candi y Paula, por nombrar solo algunos, fundó la International Melancólica con Colón, e hizo radio con Cea y Buceta, con Xurxo y Belén, con el asombro de hacer algo que no sabías que podías hacer. Pensó que en la Lusofonía estaba el futuro y descubrió que también estaba el pasado (¿para cuándo el 17 de mayo para Miguel Torga?)

Después vino el tercer milenio y no pasó nada de lo que estaba previsto. Desde entonces han pasado 20 años, se subieron unas cuantas colinas y detrás no había nada nuevo, Fraga perdió unas elecciones, tener teléfono celular se convirtió en un indicio de pobreza o marginación social, la poesía recuperó su lugar central en la sociedad, llegó una crisis económica y las bandas saquearon las calles humeantes, a pesar de honestos esfuerzos continuamos en españa, el amor se prodigó en cantidades inesperadas ... Todo parece estar dispuesto para la derrota, pero la juventud que llegó es más talentosa, más hermosa y folla mejor que lo hicimos nosotros en nuestro tiempo.